USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación Lisón-Donald
Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy Bueno
Reportar este artículo al admistrador

El consello de As Neves, se volcó en el homenaje ofrecido al Antropólogo Profesor D. Carmelo Lisón Tolosana, que tuvo lugar en el Santuario de Santa Marta de Ribarteme, el pasado día 27 de Julio, donde se le nombro Primer Patrono de Honor de la Cofradía de Santa Marta.

SANTA MARTA

Las primeras luces del 29 de julio de 1964 me sorprendieron caminando de romero al santuario de Santa Marta de Ribarteme en la parroquia de San José del municipio de As Neves (Pontevedra). El ritual que presencié me hizo reflexionar e imaginar en las determinaciones de la naturaleza del hecho, extraordinariamente sorprendente, abordando la fenomenología de la irrealidad a través de la que el espíritu se hace visible. La Ciencia no preside ni domina todas las formas de pensamiento humano; que las creencias, la irracionalidad, las formas religiosas, la lírica y la moralidad, por ejemplo, ni se explican por la Ciencia ni entran en conflicto con ella. Estudiamos también al Hombre y lo conocemos en y por sus modos de vida, por sus costumbres, tradiciones, ritos e ideaciones y sabiduría folk, por sus diversas culturas, en una palabra, porque nada puede estar al margen de la vida humana, de sus sentimientos y emociones, de sus estados mentales e inclinaciones de espíritu que no solo persisten sino que marcan el futuro en modo latente, como espero insinuar al referirme a la modernidad actual, porque también pretendemos en Antropología universalizar –humanar- y descubrir extrañas creencias en acción en nuestra cotidianeidad.

D. Carmelo Lisón durante su intervención en el evento

Pero ¿es la reflexión humanística un mundo autónomo sin filtro científico? El esfuerzo racional y el impulso humanístico de nuestra psique funcionan a dúo, son inseparables, y co-integrados patentizan la necesidad humana de verdad; ambos intentan en Ribarteme alcanzar sentido y significado de la fragilidad humana, de la enfermedad y del azar, nada menos. Pretendo examinar esta icónica construcción mental local de realidad-irreal o de irrealidad-real –categorías codificadas- primero desde dentro, semiotizando el discurso semántico del Otro y, segundo, desde el punto de vista antropológico, riguroso y técnico, en pos de la objetividad y de la verdad, tan elusivas como iluminadoras.

Fue toda una fruición rever el ritual en sorprendente auge en peregrinos, ofrecidos, asistencia y celebración que en mucho superaron todos mis recuerdos, expectativas y emociones de antaño, la tradición no solo persiste sino que el espacio conceptual ha crecido en universal significado.

Carmelo Lisón Tolosana

Galería (11 imágenes)?