USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fundación Lisón-Donald
Este artículo me ha parecido Sin valorarEste artículo me ha parecido MaloEste artículo me ha parecido RegularEste artículo me ha parecido BuenoEste artículo me ha parecido Muy Bueno
Reportar este artículo al admistrador

“ES DE AGRADECIDOS, SER, AGRADECIDO”

Carmelo Lisón

Al finalizar las VI Jornadas de Antropología (en realidad no terminan nunca pues sus enseñanzas y valores se proyectan en el futuro) quiero  simplemente recordar y agradecer a todos aquellos amigos y amigas de la Fundación que amablemente acogieron, inscribieron y orientaron a los participantes que han sido numerosos. Otro grupo  nos ha obsequiado con cafés y ricos dulces caseros. Quiero hacer notar cómo este carácter acogedor manifestado en detalles puntuales hace de la reunión algo agradable y placentero. Y algo más: alguno de estos dulces fueron elaborados por Carlos Casamián, sacando del archivo casero tradicional recetas centenarias que confieren no solo sabor culinario sino antropológico. Es todo un ritual la reunión de los descansos con amigos, profesores, vecinos,  conferenciantes que dan al ágape un tono distendido y delicioso. Quiero resaltar también la actuación de la Coral cuya magnífica actuación primera gratamente me impactó y me hizo pensar en largos ensayos preparatorios. Mi congratulación al director y miembros todos.

Las Jornadas presuponen también el trabajo previo, callado y oculto de Beatriz, secretaria de la Fundación, trabajo paciente y persistente, telón de fondo necesario y poco visible lo mismo que el de Paz Gatell infatigable organizadora de programas académicos con profesores nacionales y extranjeros, promotora de temas, premios y logos. Sin toda esta corona de generosidad que incluye a Asunción (y su atención en el Chané), al Hotel Alfindén que esta edición ha acogido a los estudiantes, José Rutia, Manolo Artal , Carlos  Casamián ,a Angelines y Ramón Ángel con su premio Julia Donald, a fotógrafos Ana, Laura y Fernando y Jesús López –pronto a solucionar problemas.

También quiero mostrar mi agradecimiento, a las entidades que con sus ayudas, año tras año, hacen posible que se puedan llevar a cabo, todas y cada una de las actividades programadas por ésta Fundación a lo largo del año.

Gracias a Ibercaja, por colaborar con su granito de arena, y tener un detalle para los asistentes a las actividades que realizamos.

Gracias a la Diputación Provincial de Zaragoza, por su ayuda tan estimable, la Fundación Lisón – Donald carece de recursos suficientes, para hacer frente al coste de las actividades programadas, becar a los estudiantes venidos de Universidades de toda España y a los ponentes, alguno llegado del extranjero.

Y como no, gracias a la Corporación Municipal, por ceder sus instalaciones para la realización de cualquier actividad que organiza ésta Fundación, y además por el enorme esfuerzo económico que supone para un pueblo relativamente pequeño, la construcción del Centro Humanístico, un centro tan necesario como esperado, donde se acogerá el legado hecho por D. Carmelo Lisón y Dña. Julia Donald, su esposa, y que contará con unos espacios donde tendrá su sede definitiva ésta Fundación.

A todos gracias mil.

C. Lisón